634 590 048 infopsico@cabanpf.com

La diferencia que producimos en los demás

Psicología

Xenia García Romero, psicóloga sanitaria col. M-30017, terapeuta EMDR jóvenes y adultos

En este vídeo podemos observar la influencia que podemos tener en los demás y, al mismo tiempo, la que los demás pueden tener sobre nosotr@s.

El efecto Pigmalión

La creencia o expectativa que una persona tiene sobre otra puede influir en su comportamiento y rendimiento, de forma positiva o negativa, esto es también conocido como “efecto Pigmalión o Profecía autocumplida”.

Experimento

El efecto Pigmalión fue estudiado por Robert Rosenthal y Lenore Jacobson en psicología social mediante un experimento:
En una escuela de primaria, seleccionaron al azar estudiantes a los que les realizaron una serie de supuestas pruebas de inteligencia (que en realidad, sólo medían algunas aptitudes no verdales), después, indicaron a sus profesores/as que, debido a las altas capacidades de estos alumnos/as, era de esperar que tuviesen grandes mejoras académicas durante el curso.
Entonces… ¿puedo influir yo en los demás?

El análisis de los resultados académicos realizados ocho meses después, demostraron que el rendimiento de estos alumnos/as mejoró considerablemente, confirmando la profecía autocumplida, es decir, que los profesores/as tenían unas creencias y expectativas tan altas acerca de las capacidades de estos alumnos/as, que hicieron que se cumpliese lo que ellos esperaban, afectando al comportamiento de sus alumnos/as.

“Trata a un hombre tal como es, y seguirá siendo lo que es; trátalo como puede y debe ser, y se convertirá en lo que puede y debe ser” – Goethe

Ahora que conoces el efecto que puedes tener sobre los demás, puedes elegir influir de forma positiva y convertirte en un apoyo, ¿cómo?:

  • Pon el foco en lo que se ha conseguido y no en lo que aún falta, no es lo mismo decir “mira todo lo que hemos logrado”, que “falta ésto por alcanzar”.
  • Confía en las capacidades positivas de los que te rodean, ¡somos capaces! 🙂
  • Acepta y quiere a los demás como son, tod@s somos diferentes.
  • Si señalas algo negativo, da siempre una alternativa, “ésto lo podemos mejorar, es posible hacerlo de varias formas…”.
  • Deja de centrarte en lo negativo y empieza a dar importancia a lo positivo, cambia un “qué nervioso eres” por “qué bien podemos hacer las cosas ahora que estamos relajados”.
  • Obsérvate, ¿qué expectativa/creencia estoy yo poniendo en los demás? sólo de esta forma serás consciente de los efectos que puedes producir.
  • Cuida tu comunicación no verbal: no sólo lo que decimos tiene efecto, también nuestros gestos y miradas influyen ¿sonríes o eres más amable con una persona de tu alrededor que con otra?¿qué expectativa o creencia le estás asignando?.
En definitiva, parafraseando una ley del mítico Hermes Trismegisto: “Si tú cambias, todo cambia”.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This